Recomendaciones para pacientes con cáncer en la pandemia COVID-19

La enfermedad por COVID-19 es una nueva infección, de la que se está aprendiendo mucho a medida que se produce su evolución clínica. Su comportamiento en personas con cáncer no está bien definida. Todas las sociedades profesionales médicas han hecho propuestas sobre cual es la mejor forma de afrontar esta situación para los pacientes oncológicos.

Como en cualquier infección, nuestro sistema inmune debe estar en perfecto funcionamiento para luchar contra el agente infeccioso. La propia enfermedad neoplásica o los tratamientos oncológicos pueden inducir esa inmunosupresión por lo que es indispensable que los pacientes afectos de cáncer  y  sus familiares estén adecuadamente informados sobre como actuar con respecto al tratamiento oncológico y frente al riesgo de contagio por del COVID-19 o cómo actuar en caso de tener síntomas.

No se debe retrasar el inicio del tratamiento oncológico ni detenerlo,  por el posible riesgo de infección por COVID-19, sin discutirlo con su especialista.  En general, debe sopesarse la gravedad de la enfermedad oncológica comparada con el posible riesgo de contagiarse de COVID-19. Los protocolos de tratamiento oncológico han sido desarrollados de acuerdo a unas pautas para asegurar su máxima eficacia. Distorsionar esas pautas puede poner en riesgo el resultado clínico esperado en las sitauciones mas graves.

Además el retraso en el inicio de los tratamientos oncológicos, podría permitir la progresión del cáncer y puede reducir las posibilidades de éxito del mismo, de forma prioritaria en casos de enfermedad agresiva.

Hemos de recordar que el cáncer no espera. Mientras no realizamos tratamientos oncológicos, por cualquier causa, las células tumorales siguen dividiéndose y el tumor continua su progresión. Si bien un paciente oncológico no debe aceptar retrasos en el inicio de su tratamiento por causas ajenas a su voluntad, tampoco debe retrasarlos por el posible miedo a un posible contagio.

¿Qué debemos hacer los pacientes oncológicos para evitar el contagio?

El COVID-19 es un virus que se encuentra en las vías respiratorias de las personas infectadas. Por ello se trasmite a través de las gotitas que emitimos al hablar, toser o estornudar. Además el virus también puede detectarse en la superficie de diferentes objetos o  también en las manos .

Los síntomas mas frecuentemente asociados a la infección por COVID 19 son fiebre, tos, dolor de cabeza o dificultad para respirar. No podemos olvidar que también son síntomas de otras enfermedades muy comunes.

Como ocurre con la gripe, es razonable pensar que aquellos pacientes oncológicos que por su tratamiento puedan estar inmunodeprimidos se enfrenten a un mayor riesgo de infección y también de complicaciones.

No todos los pacientes oncológicos están inmunodeprimidos. Los pacientes en tratamiento sistémico activo de su cáncer, como aquellos sometidos a  quimioterapia o a tratamientos dirigidos, pueden tener mas riesgo de inmunosupresión si sus cifras hematológicas están afectadas por los tratamientos. Los pacientes de inmunoterapia podrían también entrar en el grupo de especial vigilancia.

Las recomendaciones para los pacientes oncológicos son similares a los de la población general:

1.- Evitar salir de casa salvo que sea imprescindible

2.- Mantener la distancia social

3.- No permanecer más tiempo del necesario en espacios públicos

4.- Tener bien limpios objetos y superficies de la casa o lugar de trabajo  utilizando toallas o aerosoles

5.- Evitar compartir comida y utensilios de casa (cubiertos, vasos, servilletas, toallas etc), que no haya sido limpiado debidamente.

6.- Lavarse las manos frecuentemente con un desinfectante para manos a base de alcohol o con agua y jabón durante, al menos, 20 segundos

7.- Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca en general, especialmente antes la higiene de manos

8.- Utilizar los pañuelos desechables de un único uso,

9.- Tapar la cara con la parte interna del antebrazo en el momento de toser o estornudar y lavarse las manos acto seguido

10.- Prevenir especialmente cualquier tipo de contacto con personas que padecen síntomas de infección respiratoria (fiebre, tos, dolores musculares generalizados, dolor de garganta o dificultad respiratoria), y no compartir con ellas las pertenencias personales.

11.- Utilizar mascarillas en el caso de pacientes que presenten síntomas respiratorios sospechosos

12.- Mantener un estilo de vida saludable:

a) alimentación correcta, restringiendo el consumo de alcohol y tabaco. Estos tóxicos además de ser perjudiciales para nuestra salud, también induce una depresión del sistema inmune.

b) hacer ejercicio físico moderado, al menos 30 minutos todos los días.

A modo de resumen, debemos concluir que los pacientes oncológicos en situación grave deben continuar con su proceso diagnóstico o terapéutico sin demoras, adoptando todas las medidas necesarias para evitar el contagio de COVID-19. Si tenemos síntomas debemos consultar con nuestro médico especialista preferiblemente por teléfono. El equipo de oncología responsable de su proceso le indicará cuales son las acciones que deberá llevar a cabo.

23-04-2020

Compartir:

Artículos Relacionados